Expresiones ancladas en la literatura de autoayuda y la cultura terapéutica conjugadas con propuestas de autorrealización y no postergación de los deseos -narrados en clave de género- componen el panorama general de 7 Reinas, un evento público dirigido a mujeres que aspira a “evocar el empoderamiento” femenino. A partir de mi registro personal del evento realizado en 2019 en la ciudad de Córdoba y de los discursos de las expositoras, exploro algunas dinámicas y modos en que las creencias son movilizadas.

“Si lo deseo lo voy a lograr y si no lo logro sé que dejé todo”. ¿Quién no escuchó esta frase o alguna variante similar en conversaciones con amigos/as, familiares o simplemente recorriendo las redes sociales? A modo de consejo o apoyo, son palabras escuchadas con frecuencia. No obstante, la frase citada no fue dicha en ninguno de estos contextos, sino en 7 Reinas, un evento de motivación femenina surgido en 2013 de la mano de Tatiana Bregi (coach ontológico) y Lorena Gallardo (psicóloga y coach).

El evento, marcado por ideas de “empoderamiento femenino” y “motivación”, realizó una de sus ediciones a fines de junio de 2019 en un salón de fiestas y eventos de la ciudad de Córdoba. De algún modo, y debido a ciertas prenociones, esperaba encontrarme con imágenes que reforzaran estereotipos de género y exaltaciones del individualismo bajo la figura del espíritu emprendedor. Sin embargo, tomo distancia de estos planteos al reconocer la intervención de otros sentidos. Veremos a continuación algunos de ellos.

“Sigamos juntas limpiando el alma”: el evento

Antes de que las exposiciones iniciaran, la actividad transcurrió en un salón amplio y vidriado en el que se encontraban mujeres de diferentes edades que compartían una charla, una comida o simplemente recorrían los stands del salón. El ambiente estaba acondicionado para la ocasión: un fuerte perfume lo impregnaba todo, luces fucsias, globos y música electrónica acompañaban la espera de las cerca de 400 asistentes. Los márgenes del salón eran ocupados por diversos emprendimientos dirigidos por mujeres donde se podía conseguir, por ejemplo, ropa, pañuelos, carteras y postres caseros. Entre estos negocios, también se encontraba un espacio de la Secretaría de Equidad y Promoción del Empleo del Gobierno de la Provincia de Córdoba, como una de las partes que presentaban a la edición -entre otras organizaciones y empresas-.

Cerca del ingreso de lo que se convertiría en la sala de exposiciones -hasta ese momento cerrada con cortinas- una mesa promocionaba y comercializaba libros -en inglés y español- de una de las expositoras: Clara Naum (coach ejecutiva y consultora). Los títulos disponibles eran “El pasaporte espiritual”, el cual planteaba un proceso de autodescubrimiento como posibilidad de apelar al niño que vive en nuestro interior y remover la venda que nos impide ver” y “El perdón, como camino a la liberación y felicidad”, un libro que de acuerdo a su descripción pretende “lograr la sanación espiritual, psicológica y física”.  En definitiva, se trata de dos obras enmarcadas en el espacio de la autoayuda, pero que presentan rasgos espirituales (ubicación de un self sagrado, transformación personal/individual) que se encuentran a tono con la sensibilidad de la Nueva Era.

“Las charlas con Tati son reveladoras, van a salir y no van a ser las mismas”. Con estas palabras la presentadora del evento dio por iniciada formalmente una jornada intensiva de motivación femenina. A su vez en esta presentación se adelantó una idea que compone el repertorio motivacional de 7 Reinas y que por lo tanto se repetiría en todas las exposiciones: (ser una) “reina”. ¿Qué supone esto? Como explicó la presentadora se trata de “un trabajo interno que una tiene que hacer”, cuyas características principales son el “ser resiliente, perseverante y optimista”. Adicionalmente, es necesario subrayar que en algunas exposiciones las referencias sobre este tema incorporaban frases del tipo estar en movimiento, ser valientes,defender las ganas y animarse.

No obstante, estas no fueron las únicas expresiones y temáticas abordadas por las oradoras. Como algunas de estas referencias indican, la resiliencia aparece con una presencia relevante. Enmarcada en el pensamiento positivo, este término actuaba como un llamado a las mujeres a salir de la cama cuando no hay razones, señalando al mismo tiempo que se trata de una característica presente en todas. Así, cabe pensar en la potencialidad de estos discursos para revertir las imágenes y prácticas ligadas al “vivir para otros” y, de este modo, restituir el “vivir para una misma”. Hay que destacar también que, en sintonía con el lenguaje de la autoayuda, estos discursos plantean la reafirmación de la propia mujer (aceptarme como soy y “todas somos super mujeres) frente a un entorno que se percibe y sabe desigual.

«Yo las invito a que salgan como verdaderas peregrinas, que salgan con ganas de transitar su camino, de dejar su huella, de alcanzar su propósito. Realmente, en la sociedad en que vivimos, hace falta esto, que nosotras mujeres ocupemos nuestro espacio.»

Esta frase dicha por una emprendedora fue el cierre de su relato centrado en la figura de su abuela y las dificultades que atravesó en un ámbito universitario. Y la forma de superar ese contexto, marcado por desigualdades de género, estuvo en el apoyo entre mujeres. Como señalaron en otras intervenciones: “si no pueden solas confíen en otra mujer”, “todo lo que hice fue con una mujer al lado”. Por tanto, este tipo de relato al tiempo que reactualiza la memoria, señala e impugna los desafíos de las mujeres, pero también subraya la importancia que adquiere la construcción de una red de mujeres” o “tribu de mujeres” en palabras de otra oradora.

****

Se puede arriesgar, en sintonía con otros análisis, que estas propuestas logran su atracción y éxito debido a que manejan el “lenguaje de la época, el del bienestar, el confort, el de ser emprendedoras de sí mismas”. Por tanto, este evento logra conjugar en su interior una serie de expresiones y reflexiones pertenecientes a una autoayuda espiritualizada que recupera el ideario de la psicología y el pensamiento positivo en clave de género. Se configura una sensibilidad religiosa específica, una espiritualidad femenina, atravesada por postulados centrados en procesos de autonomización de la mujer, autorrealización, autoconocimiento, bienestar y conformación de redes de apoyo y contención femenina.

Como señala Viotti, y otros/as investigadores/as, los postulados de este tipo de espiritualidad usualmente han sido blanco de sospecha de la “mirada ilustrada, secular, masculina e intelectual”. Así, y a contramano de propuestas críticas que ven en estas creencias procesos de individualización, expansión del neoliberalismo o mercantilización, se propuso una lectura que permita ampliar el abanico de posibilidades sobre los sentidos desplegados, en este caso, por las oradoras de un evento de motivación femenina.

 

* Escrito por Franco Olmos Rebellato (CONICET – UCC). 

 

* Este material se ha elaborado en el marco del proyecto «El emprendedurismo en mujeres como herramienta para afrontar la desigualdad de género en el mercado laboral local», que ha recibido financiación de la Secretaría de Proyección y Responsabilidad Social Universitaria (RSU) 2020-2021 de la Universidad Católica de Córdoba, coordinado por la Dra. María Inés Landa y el Dr. Hugo Rabbia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.