Históricamente las mujeres han sido apartadas de muchos ámbitos de la sociedad y el fútbol no ha sido un campo libre de desigualdades de género. Las futbolistas, pese a los notables logros deportivos que acumulan, reciben menos reconocimiento que los varones por parte de la sociedad. Por tal motivo, y al calor de la lucha feminista, han surgido múltiples iniciativas y emprendimientos que trabajan en pos de zanjar las inequidades de género en este mundo deportivo.

 

¿Sabías que en la Inglaterra de 1895 se jugó el primer partido oficial de fútbol femenino? ¿Estabas al tanto de que durante la Gran Guerra se desarrolló la “era dorada” del fútbol femenino inglés? También conocida como la Primera Guerra Mundial, este conflicto se desarrolló desde 1914 a 1918. En la misma se enfrentaron la Triple Alianza (Alemania y Austria-Hungría) y la Triple Entente (Reino Unido, Imperio Ruso y Francia), luchando en diversos frentes y utilizando por primera vez armas de alta tecnología. 

En esa coyuntura bélica que marcó la historia de Occidente, los varones fueron enviados al campo de batalla y las mujeres ocuparon diversos espacios que socialmente les fueron atribuidos. Así, ellas se convirtieron en empleadas de diversas ramas de la industria y, en sus descansos, jugaban al fútbol. 

Sin embargo, al finalizar la guerra, los hombres volvieron a ocupar los espacios públicos y productivos – es decir, económica y políticamente reconocidos – en la sociedad desplazando, una vez más, a las mujeres a la vida doméstica. Ese movimiento cíclico arrastró, además, la norma que prohibía a las mujeres practicar fútbol por considerarse inapropiado para ellas dada su “naturaleza femenina”.   

En Argentina, el primer partido de fútbol femenino registrado se celebró en 1923 y desde entonces se ha desatado una ferviente lucha por parte del colectivo de deportistas mujeres en pos de su incorporación en este mundo deportivo. En 2019, la Asociación del Fútbol Argentino y Futbolistas Argentinos Agremiados (AFA) firmó un acuerdo para profesionalizar la actividad en la rama femenina, lo que implicó el reconocimiento económico y laboral de las futbolistas en este ámbito. 

A pesar de este logro, la práctica de este deporte tanto en Argentina como en el resto del mundo continúa bajo el dominio de los varones siendo muy notorias las diferencias entre el fútbol masculino y femenino. Por ejemplo, en la Copa del Mundo masculina celebrada en 2018 el premio fue de 38 millones de dólares para Francia mientras que la selección femenina estadounidense recibió 4 millones por su victoria en el 2019.

En este marco, con el objetivo de apoyar el crecimiento del fútbol femenino, la CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol) realizó un concurso de emprendimientos donde buscan emprendedores y emprendedoras de Sudamérica con proyectos para el desarrollo del fútbol femenino en el continente.

El concurso tiene como objetivo dar a conocer e impulsar en la región los emprendimientos e iniciativas en el fútbol femenino así como su profesionalización ofreciendo capacitaciones y financiamiento. El  emprendimiento ganador obtuvo 10 mil dólares además de formación e incubación con la CONMEBOL con expertos durante 6 meses.

La postulación al concurso finalizó el 9 de diciembre del 2020 y los emprendimientos ganadores fueron anunciados el 21 de mayo del 2021. De 126 proyectos inscriptos, tres resultaron ganadores del Primer Concurso de Emprendimiento para el desarrollo del fútbol femenino. La CONMEBOL otorgó 10.000 USD a cada uno de los equipos y un asesoramiento de expertos y expertas por 6 meses para potenciar y fortalecer estos proyectos. 

 

Los 3 proyectos ganadores:

 

CLÍNICAS DE FUTBOL FEMENINO (Perú)

El 19 de mayo de 2019 se llevó adelante la Clínica Internacional de Fútbol Femenino dirigida a niñas y jóvenes peruanas. Esta iniciativa fue organizada por Ligas Femeninas de Fútbol 7 (LF7) junto con la Embajada de Estados Unidos y con docentes de la Universidad de Montana. 

Las clínicas son una experiencia de aprendizaje y motivación en donde participan mujeres de todas las edades con el objetivo de visibilizar el fútbol femenino. 

DANUBIO FEMENINO (Uruguay) 

Es un proyecto para la inclusión y el desarrollo del fútbol femenino que actualmente ya tiene más de 150 jugadoras en formación para competencias y alrededor de 40 en su escuela de fútbol no competitiva. 

Danubio tuvo su primer equipo competitivo femenino en 1992 que se mantuvo activo hasta principios del 2000. Luego de un largo periodo sin funcionar, en 2017, vuelve a gestarse este proyecto que ha formado más de 500 jugadoras. Además, se estima que para el 2021 se estará formando y entrenando a un  total de 250 chicas . 

Por otro lado, Danubio es un proyecto autosustentable que tiene vínculos con niños y niñas en situación de vulnerabilidad. En este sentido, tiene un acuerdo con Gurises Unidos (organización comprometida en la defensa de los Derechos Humanos de niños, niñas y adolescentes) integrado por infancias en situación de precariedad y desamparo a las que procura mejorar su calidad de vida a través de la práctica de actividad física y deportiva. 

Asimismo, Danubio forma parte del programa Gol al Futuro, auspiciado por la Secretaría Nacional del Deporte, creado en el 2009, que promueve la formación integral del y de la futbolista juvenil uruguayo/a. En este marco, diversos clubes reciben indumentaria y materiales de entrenamiento deportivo a cambio de un seguimiento y formación académica de sus jugadores y jugadoras. Cabe destacar que hoy en día el 90% de las niñas pertenecientes a Danubio están inscriptas en la educación formal. 

Fotografía: @aristoc.rat

FÚTBOL QUEENS (Argentina) 

Es una escuela pionera de fútbol femenino de Argentina con la misión de inspirar a niñas y jóvenes para que se apropien de este deporte con profesionalidad y pasión. De esta manera, se alza como portavoz en el empoderamiento del fútbol feminino en toda la región.

Fútbol Queens se creó como un espacio donde ellas puedan expresarse con la pelota. Debido a que desde pequeños se estimula a los niños a jugar al fútbol y no a las niñas, esta escuela busca transmitir la idea de que la capacidad de juego que se asocia con cada género es una cuestión meramente cultural. En este sentido, día a día es posible observar que tanto niñas como niños sienten la misma pasión por este deporte.

Fotografía: @cgiardulli 

Podemos ver que en el fútbol, al igual que en múltiples espacios de la sociedad, persiste una desigualdad de género que reproduce estructuras machistas y patriarcales. Las mujeres siguen luchando para alcanzar la igualdad y lograr un reconocimiento económico, deportivo, político y cultural. Por eso, todas estas iniciativas y emprendimientos de fútbol femenino constituyen avances para visibilizar y darle voz a las mujeres en este deporte y en la sociedad en general. Sin embargo, no debemos olvidarnos que aún queda un largo camino por recorrer en la búsqueda de la igualdad de género y el reconocimiento de los derechos de las mujeres. 

 

*Escrito por Araceli Barbero, estudiante de tercer año de Relaciones Internacionales.

 

*Este material se ha elaborado en el marco del proyecto «El emprendedurismo en mujeres como herramienta para afrontar la desigualdad de género en el mercado laboral local», que ha recibido financiación de la Secretaría de Proyección y Responsabilidad Social Universitaria (RSU) 2020-2021 de la Universidad Católica de Córdoba, coordinado por la Dra. María Inés Landa y el Dr. Hugo Rabbia.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.